04 octubre 2008

ENVIDIA

Seguro que lo habreis escuchado ya en las noticias. Los Pedroches tendrá su parada de AVE. Lo han conseguido. Seguro que ahora muchos piensan eso de “como consiguen todo lo que piden”.

Las comparaciones siempre han sido odiosas, pero es que no pueden evitar hacerse. Parece que las administraciones miran más veces para una zona de la sierra cordobesa que para otra. Por lo menos así lo vemos mucho de los que vivimos en esta zona de la que se acuerdan sólo en determinadas ocasiones. Hablando de comparaciones, en los pedroches un AVE con mayúsculas, aquí en el Guadiato, 81. Si, 81 aves que protegen especialmente mediante la ZEPA. La misma palabra y la diferencia es abismal, aunque quieran convencernos de que la ZEPA es una oportunidad de desarrollo. Hoy si que le han dando una oportunidad de desarrollo a la comarca vecina.

No piensen que me entristece o que no me alegro de la noticia. No creo que nadie se pueda sentir mal porque pueda existir “un impulso al desarrollo económico” de una zona cercana, pero permitirme que lo que si he sentido es envidia. No se si sana o no, pero envidia. Envidia por dos cosas.

La primera porque aparece una oportunidad directa y magnífica para que la comarca de los Pedroches pueda tener un revulsivo más para su desarrollo. No cabe duda que con que pare el AVE allí va a sobrar el dinero o se pueden echar a dormir y olvidarse de trabajar. Pero sin duda alguna que va a ser un revulsivo para atraer empresas, trabajo y riqueza a la zona. Y así lo vieron desde todos los ámbitos y trabajaron para conseguir lo que hoy se ha hecho realidad.

Concretamente ésto es por lo que también tengo envidia. Que pare el AVE en los pedroches es algo que llevan solicitando desde hace tiempo. Pero lo más importante es que lo han hecho con la unión de todos. En la plataforma creada para ello, estaban todos, todos lo que tenían que estar. Pidiendo, luchando, saliendo a la calle y a la carretera como si sólo uno fuera. Aquí no importaba ni que pueblo se iba a beneficiar más, ni de que partido político fuera cada uno. Todos tirando de la misma cuerda porque en el futuro, todos se iban a beneficiar de ello. Y hoy todos de fiesta.

Es lógico que sienta envidia. Aquí desde hace muchos años ni existe unidad entre los pueblos para que todos salgamos adelante y ni mucho menos existe una unidad política. Aquí parece que se defiende los intereses privados, más que los que nos puedan interesar a todos. Parece que importa más el localismo y las siglas políticas que el que avancemos hacia un futuro mejor.

Y os pongo un ejemplo. Tenemos en nuestra comarca un tren. La realidad es que es un tren fantasma, porque como todos sabéis hace mucho tiempo que por esas vías no circula ni un solo tren. Tenemos las estaciones, las vías,… etc. Solo sería necesario que se pusieran a funcionar.

¿A que esperamos para pedir que la línea Córdoba-Almorchón funcione de una vez por todas?

¿Existirá aquí una plataforma que consiga aunar esfuerzos para ello? ¿Lo conseguiremos alguna vez? Os digo yo que no, os aseguro que no. Y quisiera equivocarme.

El ejemplo lo tenemos en lo que os decía antes, en la ZEPA. ¿A qué no somos capaces de por lo memos todos protestar por lo que han hecho en nuestra zona? Preguntaos por qué. A ver que conclusiones sacáis.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

No te apenes más, Pedro, esto es una guerra perdida y lo de la envidia, siempre sana y propia de la gente que no se resigna a morir sin presentar batalla, pues es el único sentimiento que nos queda, desde hace mucho tiempo, cuando vemos cómo esa gran Comarca, sale para alante a fuerza de trabajo y tesón. Nosotros, parece que preferimos perdernos en nuestros propios lamentos y olvidarnos de todo lo demás. Pan y circo, Pedro, que siempre fuimos muy romanos por aquí y, encima, cuando sale gente al frente de un Ayuntamiento con ganas de cambiar esta tónica, pues le damos la patada y a seguir en el circo. Parece que ya lo tenemos todo hecho y vemos como lo más normal del mundo que nuestros jóvenes se marchen fuera para buscarse la vida. La ilusión es lo último que se pierde, dicen, y, a veces, es lo único que nos queda. Un saludo. Mª del Carmen Cabanillas Medrano.

Revertiano dijo...

En el caso del AVE, allí en Los Pedroches también hubo desunión y puñaladas traperas. Hasta ayer mismo, como quien dice, las navajas relucían entre PP y PSOE porque estos no veían bien que un pueblo gobernado por el PP se fuese a llevar ese proyecto (estrechez de miras, pero así ha sido). Al final habrán evaluado que la rentabilidad electoral puede ser importante a pesar de eso.
Aquí ha habido reivindicaciones enormes también, mucho más grandes si cabe. Empezaron medio unidas y luego los políticos de arriba supieron desunirlas enfrentando a unos partidos contra otros.
Que se apuesta por una zona en detrimento de la otra está clarísimo. Pero yo ahora me pregunto, ¿de qué os quejáis los que tantos me dais la vara cuando ataco al PSOE y su política, que si a nivel nacional es de risa, en lo que atañe a nuestra comarca es sencillamente asesina desde el inicio de la democracia? ¿No erais los defensores del PSOE? ¿Ahora la culpa es nuestra, de los ciudadanos?, ¿pues no acabáis de decir que se ve una mano que mece la cuna sólo en una dirección? Por favor, más claridad en vuestras opiniones y menos demagogia (una vez más), que es lo que os pierde a los de esa cuerda.

Anónimo dijo...

Pues creo que tú mismo te has dado la respuesta:Rentabilidades políticas. Ese es el meollo del asunto. Un político es lo que sus ciudadanos piden de él o ella y estos,por lo tanto, actúan en función de lo que sus ciudadanos y ciudadanas les exigen. En la Comarca de los Pedroches, se cierra un negocio y al día siguiente ya han abierto dos y aquí, se cierra uno y, días después, cierran los tres de al lado por miedo a perder lo invertido. Puñaladas traperas hay y habrá en todas partes pero, tarde o temprano, cuando los intereses de los pueblos se unen, se consigue lo imposible. Díme tú a mí cuándo hemos estado unidos para algo en esta Comarca. Y no me hables de los Fondos Miner que ese es el ejemplo más claro de desunión y falta de mentalidad emprendedora en nuestros pueblos. Sí un político habla de unión de proyectos para el beneficio común de toda la Comarca, literalmente, su pueblo se lo carga en cuatro años. Hay cosas rondando por ahí, que no cuajan porque alcaldes y alcaldesas saben que como lo pidan conjuntamente y se lo den al pueblo de al lado, no pueden salir ni a la puerta de la calle o simplemente, no se arriesgan porque saben que su propio pueblo,no va a responder con decisión para llevarse el gato al agua. Tú lo sabes mejor que yo, que al fin y al cabo llevo tres años fuera de ahí y las cosas van a peor. No me creo lo de las manos negras y sí pienso, siempre lo he pensado, que aún no hemos cambiado el chip y seguimos esperando que el maná salvador nos lo traigan las grandes empresas que contratan de por vida, con sueldos de escándalo y que a nuestra jubilación metan en nuestro lugar a nuestros hijos e hijas. Y eso, desgraciadamente, se ha terminado. Si ha pasado con el hospital en vuestro pueblo y parece que hay pueblos y políticos que están rabiando porque el proyecto no saliera adelante y es algo de lo que todos nos vamos a beneficiar. Lo vemos día a día con la política de Polígonos Industriales en los distintos pueblos, mucho ruido y pocas nueces; nos quitamos los unos a los otros a los cuatro empresarios que pululan en busca del chollo inversor en vez de intentar acoger y repartirnos empresas serias y solventes que, unas con otras, se instalen en el pueblo que se instalen, vayan creando un entramado industrial que genere riqueza, directa o indirectamente, en toda la Comarca. No tenemos empuje inversor y sí mucho miedo a apostar por algo que no sea subvencionado y bendecido al cien por cien por el Estado, la Junta o por Fondos Europeos y nuestros políticos no se meten en cosas en las que saben que su pueblo no va a colaborar o a implicarse para triunfar. Desgraciadamente eso los empresarios lo captan al momento y no invierten en lugares donde no hay esperanzas de futuro y de eso es de lo que no andamos sobrados por esta tierra.Sabemos y exigimos vivir a lo grande, pero no pensamos que para eso hay que arriesgar y unirse en época de vacas flacas y que debemos pedir lo imposible a nuestros alcaldes y alcaldesas, las fiestas y saraos nos tiran más y son fáciles de conseguir y de conceder. Lo otro ya es harina de otro costal y un político no puede hacerlo solo. Esto ya está al margen de partidos, es cuestión de personas y de coraje y amor propio, de no salir de un despacho hasta traerte el bolso lleno de proyectos y de compromisos firmes y, luego, contar con ciudadanos y ciudadanas que te dan su apoyo y empujan contigo hasta verlos en pie y beneficiando a todos. No te cierres en la siglas que no va por ahí, sólo, el cambio de mentalidad de toda una Comarca y tú lo sabes igual que yo. Un saludo. Mª del Carmen Cabanillas Medrano.

Anónimo dijo...

Menos lobos, Caperucita...

ÉBOLI dijo...

Yo estoy de acuerdo en eso de que nos lamentamos y no actuamos, y aunque haya manos que mecen la cuna, también hay voluntades para quitar esas manos, y todavía no nos hemos tomado en serio eso de unirnos para algo. Los partidos políticos, va cada uno a su rollo y a sacar votos, sean del color que sean.