17 agosto 2006

A VOLVER A ESTUDIAR ... Y CON ESTA EDAD.

Lo que son las cosas. Me doy cuenta que lo que con tanto esfuerzo estudié en aquella añorada EGB y después en BUP poco a poco se va cayendo por su propio peso. De momento ya se duda que fuera Colón el que describiera el nuevo continente, tal vez fueron los vikingos muchos años antes o sabe Dios si un marinero, de cuyo nombre no “puedo” acordarme y que tiene una estatua en Huelva, que antes de morir le contó a Cristóbal como ir a por patatas.

Antes tuve que aprender nuevamente los países y capitales de Europa, que cuando yo iba al colegio estaban claros: Rusia era Rusia y allí Vivian rusos, aunque fueran soviéticos y la capital: Moscú. Ahora los rusos son rusos, eslovenos, o como muchos republicanos de otras muchas repúblicas con otras muchas capitales que no consigo aprenderme. Alemanias había dos que ahora se han unido, y los checos y eslovacos vivían en un solo país. Ni quiero hablar de Yugoslavia, que ya no se ni cuantos son ni cuantos llegarán a ser.

Lo bonito que era saber la moneda oficial de cada país: peseta, escudos, franco (con perdón) ahora con poco más que con el euro y la libra ya puedes hablar de las unidad monetaria de muchos países.

Más tarde tuve que cambiar en mi chip de memoria que el teléfono no lo inventó Graham Bell, sino que éste solo fue un aprovechado de la pobreza del verdadero inventor, un tal Antonio Meucci, que no tenía ni 10 dólares para pagar la patente del invento 19 años antes de lo que estudié en el colegio.

Aunque no lo utilizara muy a menudo, tuve que aprenderme de otra manera el Padre Nuestro que tan bien me aprendí en el catecismo, y de pedir que se nos perdonaran nuestras deudas, pedía por nuestras ofensas (que una cosa es el dinero y otra cosa los pecadillos) y los cielos pasaron a ser uno solo, (al contrario que Rusia). Ahora también nos enteramos que Judas es posible que no fuera… eso un judas.

Y ahora aparecen planetas. Y nada menos que tres. Así, de golpe. Y gracias que Plutón se ha quedado, que si no… Bueno, que con los planetas pasa como con los países en Europa: aparecen y desaparecen. Ahora hay que tener cuidado cuando juguemos al trivial que ya no se en que lugar está el planeta 2003 UB313 (vaya nombrecito) ese que acaba de aparecer..

Así las cosas creo que el próximo año cuando compre los libros de texto del niño, primero lo estudiaré yo, no vaya a ser que hayan cambiado más cosas y que ya se escriba de otra manera ( q tb pud ser) o los godos dejen de ser godos para ser una realidad nacional de aquel entonces. Lo bueno es que 2 y 2 siempre serán 4. Por lo menos eso espero.

5 comentarios:

Diogenes el Can dijo...

lo siento picalcan, pero hasta eso de dos y dos son cuatro, hace mucho que está desfasado, hasta la escala de tres, solo existen el uno, el dos y el tres , luego nunca dos y dos son cuatro.( por ahora en la escala decimal sigue siendo)

Antonio Jesús Cobos dijo...

Ya conocía esta CASA a través del BLOG de REVERTIANO. Desde ahora será visita segura todos los días. Un saludo desde el ciberespacio.

Revertiano dijo...

Muy bueno el post.
Pero se te ha olvidado España. De una unidad de destino en lo universal, está pasando a ser una pluralidad nacional de destino en el País de Nunca Jamás, capitaneada por Peter Pan (o el caitán Garfio). Esperemos que el cocodrilo verde se los coma a los dos.
¡Jo!, yo siempre a lo mío, no tengo remedio.

PICALCAN dijo...

Yo por mi juventud no fui obligado a tener que decir que España era una, grande y libre (¿era así?. Yo llegué a la España de las Autonomías y de momento así sigue.

Diogenes el Can dijo...

¿Autono-mias o Autono-suyas?. Acuerdate Picalcan, dos telediarios nos quedan, y en cuanto al Spain grande, una etc, recuerdame que te cuente un chiste, cuando nos veamos.