07 enero 2009

REY POR UN DÍA

Como de bien nacido es, lo primero que debo hacer es dar las gracias. GRACIAS a la Asociación Pro- Cabalgata de Reyes por hacer que se cumpliera unos de los sueños de mi vida: ser rey por un día, el 5 de enero. Gracias por hacerme vivir una de las experiencias más maravillosas de mi vida. No se puede comparar con nada lo que en esa tarde viví. Tampoco tengo calificativos, ni creo que existan, para definir esa experiencia.
Todo es alucinante, desde el momento que te vistes y empiezas a ser Melchor, en mi caso, hasta pasadas muchas horas de terminar la cabalgata que intentas no olvidar los momentos vividos. Una tarde que empieza a las 3 y que a pesar de terminar 7 horas después, es la más corta de cuantas haya vivido. La emoción de los ancianos, la cara de miedo y esperanza de los más pequeños, la ilusión de los papas y las mamas y, en definitiva, todo lo que rodea esa maravillosa tarde hace que te olvides de todo y de todos y que seas rey por un día. Rey con todas la letras.
Me propuse disfrutar de todos los momentos y a fe que lo conseguí. Y creo que eso ayudó a que también disfrutaran los que también querían hacerlo junto a los Reyes Magos. A que esa tarde fuera maravillosa con mayúsculas contribuyeron de manera especial, lo que fueron los y las pajes del rey Melchor, lo hicieron todo más fácil, más alegre y divertido y me dieron ese respiro de juventud que también hacía falta. ¡Qué divertido fue compartir con el y ellas las horas de la cabalgata en la carroza¡ Espero, y creo que así fue, que se divirtieran tanto como yo, y que en un futuro tengan la oportunidad que yo he tenido, seguro que lo hacen mucho mejor. Un beso muy grande y mi agradecimiento a los cuatro. (Cada vez más me doy cuenta que la gente joven es maravillosa, y que trabajar o divertirte con ellos es una estupenda experiencia. ¡quién tuviera 20 años¡)
Todavía sigo buscando en mi memoria imágenes y sentimientos de lo que me ocurrió. No quiero olvidar nunca muchas cosas, los nervios de esa mañana, el momento de convertirme en Rey Melchor, los muy emocionantes momentos con los ancianos, el ratito de charla con los niños más pequeños y sus caras, cuando me vi en la carroza con todos los pajes situados, los besos de los niños y el enorme “ruido” que te acompaña.
Pero, tengo tres momentos que no quiero olvidar mientras viva y que produjeron que por mis mejillas resbalarán más de una lágrima de emoción y de alegría.
El primero de ellos y la llegada a la Plaza Jardín de Peñarroya, era el primer bullicio grande todos los que estábamos en la carroza queríamos que fuera especial y queríamos empezar a divertir y a divertirnos, una vez que pasaron los nervios.
El segundo se produjo justo antes de entrar en mi barrio. En una de las paradas, tuve la oportunidad de poder coger y besar a mis hijos. Yo era Melchor, no papá, pero ellos eran los dos muñecos que los Reyes me trajeron el pasado año. Las lágrimas de miedo del pequeño y la alegría de la mayor se trasmitieron a mi cara y a mi corazón.
Y el tercero, no es un momento, es un ratito. Un rato que empieza justo antes de entrar en la partefinal del recorrido, con los preparativos para que todo esté a punto para el lugar donde más gente se concentra en la cabalgata. El Rey y sus pajes, con los consiguientes nervios, lo preparan todo, se abren todas las bolsas de caramelos y de juguetes, y la carroza queda cubierta por un colorido manto en el que es imposible moverse. Cuando la carroza empezó a andar, los cinco como un resorte nos pusimos de pie y dijimos ¡A disfruta¡ (Aún más, si era posible) Ya no nos volvimos a sentar en la carroza. Desde ese instante hasta el final, no recuerdo nada, sólo que cuando subíamos por la calle peatonal seguro que muchas de mis lágrimas se mezclaron con los muchos caramelos y juguetes que repartimos. Era espectacular, las luces muy cerca de mi, muuuuucha gente gritando, saltando, cantando; la banda de música hacía todavía emocionante la marcha. Era genial, no veía a nadie, creo que no oía nada, solo quería tirar caramelos, juguetes balones y que no se acabaran nunca. Miraba a los pajes y estaban igual que yo. Era espectacular, increíble, maravilloso. Nada se podrá repertir, mi ilusión era compartida por cientos de personas más.
Todo ésto se reflejaba en las caras de los cinco cuando nos bajamos de la carroza, ¡qué locura y qué alegría¡ No lo voy a olvidar nunca. Conseguí que mis cuatro pajes salieran conmigo al balcón del ayuntamiento, era la forma de acabar junto a ellas y a el con una tarde mágica.
Siempre he dicho que la Asociación Pro-Cabalgata de Reyes es la que más alegría e ilusión reparte de cuantas existe en Peñarroya-Pueblonuevo. Lo decía y ahora me doy cuenta que me quedaba corto. Seré y haré lo que ellos me pidan y les ayudaré en lo que humildemente pueda, estoy para lo que quieran. Nunca haré lo suficiente para agradecerles lo que han hecho.
A mis pajes no los olvidaré nunca, las tres chicas estaban guapísimas y Alejandro espero que algún día sea Melchor. Tampoco tengo palabras para agradecerles el ratito que pasamos juntos. Son los mejores del mundo, también cuentan conmigo para lo que sea.
En fin, ya que he dejado de ser Rey, vuelvo a la realidad del republicano que hay en mí. Pero seguro que la magia y la ilusión de 5 de enero de 2009 siempre me acompañará. Espero haber sido un Melchor que haya cubierto las expectativas de todos y no haber defraudado a nadie

3 comentarios:

palindromos dijo...

Hace muchos años tuve esa experiencia, aunque fue a nivel de nuestro barrio (Asociación de Vecinos), y no es comparable a la tuya; y fue muy especial. Todas las actividades que se hacen para l@s niñ@s son muy gratificantes, porque ves la ilusión que tienen en las cosas y que much@s de nosotr@s ya no tenemos. Mi última experiencia con ell@s ha sido el taller de papiroflexia del año pasado, y creo que a tod@s les encantó.

Anónimo dijo...

por qué no decis´ ahora que a Rafael Muñoz lo han librado de sospecha por un juez, con la caña que dieron en la radio Dory y su alcaldesa. Rafa sigue estando limpio como ha estado siempre y eso hay que contarlo

La Mari dijo...

Na, que ésto no va aquí, pero quería saber si vas a querer que le diga algo al Falla el día 24??? jejejeje que voy a ver el segundo día de preliminares. Si no te da tiempo a decirme nada para ese día, el 31 voy otra vez.... jejejejejejeje por si quieres que te haga una crónica o algo... jejejeje saludosssssss