27 julio 2007

UN SECUESTRO PARA LA HISTERIA

PARA los que no tenemos memoria histórica por nuestra corta edad y porque la inmensa mayoría de nuestra vida hemos disfrutado de la democracia, el secuestro de una revista es una noticia casi increíble. Más aún cuando con el paso de los días la cosa parece que va a quedar en nada, y donde el fiscal veía indicios de delito para pedir el secuestro de la revista, el juez ahora no hace más que dar carpetazo al caso. Finalmente parece que se queda en una medida judicial histórica, no por su transcendencia en la historia sino porque se me antoja histórico el desacierto en la medida tomada por el juez.
Lo del secuestro (que suena hasta mal la palabrita) de la revista El Jueves ha supuesto que nuevamente se abra el debate sobre el derecho de opinión, el de informar y el de libertad de prensa. Derechos todos ellos recogidos en nuestra Constitución como derechos fundamentales. También hemos tenido la oportunidad de conocer que se puede cometer un delito llamado de injurias a la Corona.
La realidad es que tan drástica medida ha servido a muchos para debatir de otras muchas cosas. Monarquía, libertades, irreverencias, e incluso política y justicia, han sido temas que se han puesto encima de la mesa con ocasión de tan desafortunado acontecimiento.
Por tres motivos me ha parecido desafortunada la decisión del juez del Olmo de secuestrar la publicación e incluso la página web de la revista. Primeramente porque en mi opinión ha sido peor el remedio que la enfermedad. Tal vez no contara su señoría con que la noticia iba a correr como la pólvora y que todos los medios de comunicación se iban a hacer eco de la caricatura que ha motivado la decisión. Lo cierto es que el secuestro ha multiplicado, no sabemos por cuanto, la difusión del dichoso dibujito e incluso la intención de conocerlo.
En segundo lugar porque me parece una medida anacrónica y pasada de moda. Da lugar a que muchas voces interesadas hablen de censura y otras muchas pongan a la monarquía en el disparadero. Estos acontecimientos no hacen otra cosa que permitir los ataques interesados hacia la Corona española e incluso de quienes ven la oportunidad de hablar de censura en nuestra democracia.
Por último, no parece entendible que se proceda al secuestro de una publicación porque en ella se muestra una caricatura, por muy real que sea. Cientos de ejemplos se pueden ponen de imágenes y palabras denigrantes en otro tipo de publicaciones y, sobre todo para otro tipo de personas. En estos últimos casos el derecho al honor se compensa económicamente y punto.
Parece que todo va a quedar en nada, pero el daño queda hecho. ¡Jueces!

15 comentarios:

Bermauntier dijo...

Pical, sí, es verdad, todo esto ha quedado en nada y ahora la realeza está más aún en el disparadero, están encañonados, como hace treinta años, igual. Pero no creo que se les haya hecho tanto daño, no sé si recordarás de otro caso que también tuvo que ver con Letizia, princesa de Asturias, y un chiste que contaba Sabina en su último libro. También se formó el follón por el proteccionismo que se tiene hoy en día con la corona, pero yo lo veo normal... Lo veo todo tan normal...

PICALCAN dijo...

No me refiero a la corona cuando digo que el daño está hecho. Se ha hecho daño a la libertad de expresión, a la imagen de España, al poco crétido que ya tenía el estamento judicial, etc. ¿Daño a la monarquía? Ninguno.

^CoBrEiToR^ dijo...

Lo siento, no me he podido contener.

Piensas que solo se le ha hecho daño a la libertad de prisión??

pues no, ..con lo grande que es el camasutra y ponen la típica del perrito.

EL ELICÓPTERO SEÑORES, EL ELICÓPTERO ES EL FUTURO!!!!!!!!!!11

PICALCAN dijo...

Estaba tardando en salir el elicoptero. Además ellos lo pueden hacer que tienen elipuerto.

^CoBrEiToR^ dijo...

elipuerto? yo lo conocía por muchos nombres (grillo, chifle, potorro,monene..) pero lo del elipuerto es nuevo.......

Revertiano dijo...

Dios mío, voy a tener que reciclarme, que me avergonzáis.

palindromos dijo...

Si lo llamáis "elipuerto" (sin hache), también lo podríamos llamar "coco", que también tiene pelos, y jugoso por dentro.

Torquemada dijo...

Pues no es la primera vez que secuestran un cómic en España, en 1990 (escribo de memoria y tal vez feuar en 1989), secuestraron la publicación "Hitler=SS", del francés Vuillemin. Para los que conocen el mundo del cómic este autor es de sobra conocido y nada sospechoso, pero en este caso la presión de la comunidad judía pudo más que la libertad de expresión. Curiosamente, el citado cómic es un alegato contra el nazismo.
En aquella ocasión no hubo tanta repercusión mediática como ahora (días después se podía seguir comprando en algunos kioscos) y posiblemente aquel secuestro fue más un toque de atención que otra cosa.
Aunque parezca lo contrario, ahora lo de la libertad de expresión está bastante más crudo que hace unos años. Ante cualquier comentario políticamente incorrecto se movilizan fuerzas de todo tipo para que no se vuelva a hacer. Efectivamente, hace años que no se secuestran publicaciones, pero también hace años que todas son perfectas, sin salidas de tono.
La propia revista El Jueves, con todo lo liberal que se proclama, se limita a hacer chistes sobre la monarquía como única manera de sacar los pies del plato. Cualquiera que lea ejemplares de hace unos años y los compare con los actuales, comprobará que la autocensura existe y que el temor a los actuales poderes fácticos y grupos de presión es muy grande. Ya digo, cuatro chistecitos sobre la monarquía y la Iglesia y muy poquito más.
Si se releen ahora otras revistas (Totem, El Víbora, Makoki, etc.), puede intuir que su contenido sería inmediatamente censurado y posiblemente secuestrado. Curiosamente todas ellas dejaron de publicarse por problemas económicos.
Y es que la censura económica es mucho más dura que la judicial: o adaptas tus contenidos a lo políticamente correcto o te quedas sin publicidad, sin distribuidoras y sin ventas. Y entonces el cierre d ela publicación está al caer.

palindromos dijo...

Quizá antes también eran más sutiles. Recordemos como Berlanga burló la censura, e hizo películas como "El verdugo" o "Bienvenido Mr. Marsall", que eran una crítica muy satírica. También recuerdo, en tiempos de "La Cordoniz", y aún viviendo Franco, que publicaron un jeroglífico con dos botes (frascos), y una piña encima. La solución era "Frasco, frasco, arriba es piña". Estaban más pendientes de ver una teta, que de otras cosas, y se las colaban, creo yo.

Revertiano dijo...

Torquemada ha puesto las cosas en su sitio.
Yo vengo pontificando en algunos blogs sobre la barbaridad de la viñeta en sí, pero no sobre la barbaridad del secuestro. Me toman el rábano por las hojas y creen que porque me oponga a esa viñeta estoy a favor del secuestro. Pues no. Me causa pavor la viñeta y estoy contra el secuestro.

Primero: Me causa pavor la viñeta porque alude a la intimidad de las personas, sean quienes sean, y se ridiculiza su profesión, sea cual sea. Yo ponía hace unos días en un blog francés ¿qué hubiera pasado si la viñeta mostrara a la ministra De la Vega con su amante femenina, o a Llamazares con su amante masculino en semejante postura? La izquierda se habría rasgado las vestiduras... y yo también porque sería atentatorio contra la intimidad.
Decía yo que para mostrar el mismo mensaje se podía haber puesto (no ala gilipollez que van a sacar la semana que viene con la abejita y la flor) sino a los Príncipes en la cama, más o menos tapados y fumando un cigarrillo ¡y con el mismo texto! Creo que hubiera tenido más mala leche y hubiera metido más el dedo en la llaga de lo que se quería decir. La posturita coital no es sino morbo tipo bazofia para conseguir la risotada fácil de la gente, y para eso ya estamos hartos con Tele5.

Segundo: Estoy contra el secuestro de la revista por pura desconfianza. Me parece una maniobra de jueces "progresistas" como Del Olmo y el Fiscal General del Estado Conde Pumpido, con objeto de dar más difusión al tema y desprestigiar y ridiculizar a la Monarquía.
Parece que hace tiempo que hay en marcha una operación en este sentido.

PICALCAN dijo...

De acuerdo con Torquemada y gracias por los datos que desconocía.
Revert, desde el primer momento me he dicho que la viñeta me parece del mal gusto. Ya ta, sin más.
Me parece del mál gusto represente a quien represente.
Lo que he criticado es el hecho del secuestro, y no por lo que tu argumentas y que no comparto, sino por lo que digo en mi artículo.
Ambas cosas son posturas razonables y no contrapuestas. Como diría un castizo, lo cortés no quita lo valiente.
Ahora la pregunta es: si la viñeta representara a dos desconocidos o a dos personajillos de los que frecuentan las revistas rosas ¿también hubieran secuestrado la pubicación?

PICALCAN dijo...

Revertiano: también puedes revatir mi opinión con otro artículo en las mísmas páginas en las que ha sido pulicado esta opinión.

bermauntier dijo...

Me parece una maniobra de jueces "progresistas" como Del Olmo y el Fiscal General del Estado Conde Pumpido, con objeto de dar más difusión al tema y desprestigiar y ridiculizar a la Monarquía.
Parece que hace tiempo que hay en marcha una operación en este sentido.

Rever, sinceramente, esto huele a la teoría de la conspiración... uhhh que miedo...
En serio, la han cagado de forma soberana con el secuestro de la revista, pero también la cagó el guinista y el dibujante al publicar esa viñeta que es soez y de mal gusto. Y no, creo que no se hubiese retirado la publicación si en vez de los príncipes son la Panto y el del bigote, o, incluso, Sabina y Serrat, por ejemplo.

ÉBOLI dijo...

una cosilla, aquí tókiski se rasga las vestiduras por las caricaturas, pero cuando salieron las famosas fotos de Extremadura atentando contra la creencia cristiana de mucha gente, los que salimos en contra de las fotos éramos unos fascista y unos retros, ¿en qué quedamos? en fin... que siendo fémina será que no me entero.

Revertiano dijo...

Ya hay montado otro cisco en mi blog, como cuando lo de las bolitas.
Qué mal le sienta el calor a la gente.