18 julio 2007

LOS LIBROS DEJAN DE SER... LIBROS

Un gran escritor español, aunque aún no se le reconozca, Alberto Vázquez Figueroa, ha decidido llevar a cabo una iniciativa que seguro abre un entretenido debate que dejará en bragas a más de uno.
El propio autor en su blog vazquezfigueroa.blog.com, y bajo el título “mis novelas gratis” comunica que justo desde el momento que se publica su última novela, “Por mil millones de dólares” (curioso nombre dadas las circunstancias), también se podrá descargar por internet. La novedad es que se puede hacer de forma gratuita, y el mismo autor pone el enlace. ¡De locos!
Pero es que aquí no acaba la cosa. Según Vázquez Figueroa sus novelas se editaran a la vez “en edición cara” y “en edición de bolsillo” y autoriza a cualquier publicación o revista a publicarla por entregas, sin cobrar nada por derechos de autor. Así, el autor español pretende llevar su obra a sus lectores “cualquiera que sea su condición social o capacidad adquisitiva”. Lo dicho, de locos.
De locos por conseguir que le lean. Y no le hace falta. Este novelista ha vendido 25 millones de libros en 50 años. Y con esta decisión seguro que todavía vende más. Y él lo sabe. Y su editor también. Aunque parezca una ironía, la gratuidad de la lectura de sus obras, hará que con el tiempo sus libros se vendan aún más. Lo que ha hecho Alberto no es más que conseguir llegar a la gente que ni por asomo iban a comprar su libro para leerlo. Sus incondicionales, los de siempre, estaban esperando que llegara a las librerías. Sin embargo, habrá quien lo lea sin gastarse un duro (perdón un euro), y con el tiempo se aficione a leer sus novelas o las obras de cualquier otro autor y termine por acostumbrarse a la lectura y a gastar en cultura.
Al fin y al cabo esta iniciativa no es más que una inversión de futuro o si lo quieren una campaña de marketing (con perdón) a largo plazo, eso si. No es tan difícil pensarlo, salvo que seas político, editor o músico consagrado. Esta es la forma de fomentar la lectura. ¿Cogeremos el guante?

6 comentarios:

Revertiano dijo...

Hace bien don Alberto, ya que -como tú dices- a él no le hace falta vender más de lo que vende, que ya es mucho. Y así ganará más lectores indudablemente, queirán a comprar sus libros anteriores que no son gratuitos (ese será el truco, digo yo).

Vázquez-Figueroa tiene una faceta desconocida, la de científico. Ha sido el inventor de un sistema novedoso, baratísimo y el más eficaz en su género, para desalar agua. Le llama el método de ósmosis inversa (buscadlo en google).
En resumen consiste en hacer chocar el agua salada del mar a altísima presión contra una membrana porosa especial. De esta forma el agua pura atraviesa la membrana y las sales quedan atrapadas y son vertidas de nuevo al mar. Muchos países árabes han comprado su invento, y aquí seguimos planteándonos si trasvase del Ebro a Valencia y Murcia, sí o no, cuando la solución es bien fácil.

Le oí hablar de este tema hace muchos años en la radio, y luego se lo leí en una de sus novelas, no sé si Anaconda u otra cuyo título no recuerdo y que comienza con su infancia en el Sáhara Español y sigue con una travesía por toda África.
A investigar, ahí está el corte.

PICALCAN dijo...

Lo sabía, me lo contó un profe en el instituto. Creo que es tinerfeño, y en la isla sabemos que no sobre el agua dulce, talvez por ello se le haya ocurrido lo de las desaladoras.

Antonio Jesús Cobos dijo...

EL sistema en cuestión es un puntazo, además de desalar agua se utiliza para depurarla. Si queréis comprobarlo "in situ", en el HOTEL RURAL MADUEÑO-JONES, al lado de EL HOYO tienen instalado un sistema de OSMOSIS INVERSA.

PICALCAN dijo...

cierto, me lo contó Helen hace unos días.
Pero el post hablaba de colgar un libro de internet. Y vosotros os vais por los cerros de Úbeda. Como queráis.

palindromos dijo...

Si habéis entrado en mi perfil, habréis visto que es uno de mis escritores predilectos. Me encanta su obra, basada generalmente en hechos reales adornados con cosas de su cosecha. Si no la habéis leído, leed "Sicario", basada en los niños callejeros de Colombia. Ya era hora que alguien hiciera algo así, a ver si toman nota los cantantes. La cultura debería ser gratis, subvencionada por el Gobierno. ¿Por qué se gasta una millonada en comprar la colección Tyssen, y no en subvencionar libros, que pueden llegar a más gente, por ejemplo? Por cierto, ¿sabéis que día nació? El 11 del 11 de 1936. El 11 nos persigue...

Revertiano dijo...

Hombre, si los libros fueran gratuitos Polanco se arruinaba. Es el mayor editor de libros educativos y de lectura del mundo hispanoemricano, y creciendo. Por encima de Planeta.
Y a lo mejor eso a alguien no le gusta.