24 julio 2008

MÁS PENA QUE GLORIA

ES cuando termina la batalla cuando hay que empezar a hacer balance y sobre todo a sacar consecuencias de lo ocurrido en ella. Valga este símil guerrero para referirnos a lo ocurrido con la celebración en Peñarroya-Pueblonuevo del Primer Festival de Primavera Internacional “Músicas del Mundo”. Ya terminado y con el paso del tiempo necesario desde su clausura para que los árboles nos dejen ver el bosque es cuando se pueden hacer valoraciones. Durante su celebración no era el momento sino de apoyarlo y de estar pendiente a lo que ocurría, que ha sido mucho y variado.

Empecemos diciendo que parece una muy buena iniciativa la del área de cultura del ayuntamiento de Peñarroya-Pueblonuevo. No creo que un acontecimiento de la magnitud de éste se haya celebrado en nuestra localidad durante los últimos años. La realidad es que por esta iniciativa y por el esfuerzo de traer hasta Peñarroya-Pueblonuevo músicos e interpretes de la categoría que han demostrado muchos de ellos, hay que felicitar al ayuntamiento y al máximo responsable, que en esta caso ha sido el concejal de cultura, Jose Ignacio Expósito. Pero hasta aquí las felicitaciones.

La organización del evento ha rozado la ridiculez, si puede llamarse así. Un festival de esta categoría tiene que empezar a hacerse grande desde la propia organización, y ésto ha brillado por su ausencia. No se puede permitir que, si la propia organización considera que es algo que va a ser referente en toda Andalucía, sea cierto o no, el festival pase casi desapercibido, incluso en la localidad de celebración.

No ha existido la difusión necesaria, lo que ha rodeado su celebración ha rozado la chapuza, y todo atufando a absoluta dejadez. Ejemplos muchos. Poca información con anterioridad a los conciertos, programas de manos fotocopiados, ni una mísera decoración en los escenarios, por no hablar del aspecto del escenario utilizado en los concierto al aire libre. En general, muy deficiente todo.

Después está la respuesta del público, que ha sido mínima, por no decir ridícula. No se puede permitir que se diga que los ciudadanos de Peñarroya-Pueblonuevo no están preparados para eventos de este nivel. El problema es otro. Además de que el festival musical ha adolecido de una buena comunicación, en esta localidad se ha perdido la costumbre de asistir a actos culturales. Entre otros motivos porque las actividades culturales aparecen con cuentagotas y muy separadas en el tiempo unas de otras.

La idea no está en organizar un evento de dimensiones faraónicas y que durante mucho tiempo no haya nada que echarse a la boca culturalmente hablando. Al ciudadano hay que habituarlo y casi atraerlo a los actos culturales, y eso se ha perdido en esta legislatura. De otra manera los actos culturales pasan como ha quedado “Músicas del mundo”, con más pena que gloria.

Esperemos que este balance se haga también en nuestro ayuntamiento, de otra manera se volverán a repetir los errores, y un presupuesto como el que ha tenido este acontecimiento no puede tener los reducidos beneficios (si han existido), como los obtenidos. Veremos a ver.

1 comentario:

palindromos dijo...

¿Alguien sabe que le pasa al blog de Alberto? Sale un blog en inglés y publicidad.