17 noviembre 2007

CALLATÉ, REY MIO

Las cosas son como son. Y es que “lo que no puede ser, no puede ser, y además es imposible”. Lo peor que te podía pasar es lo que a partir de ahora te va a ocurrir cada vez que salgas de casa, perdón, de palacio. Todo el mundo gritando esa frase que ya has hecho famosa. ¿“De das cuen” de lo que has conseguido? Además de pasar a la historia de España por otras muchas cosas, todos te recordarán por sólo una frase, sólo por una frase y no aquella de “Por España, siempre por España” que pronunciara tu padre.
Desde ese mismo momento en que se te ocurrió decir la frasesita de marras has entrado en ese selecto club de personajes conocidos por una frase pronunciada por él o por que alguien se la dirige y que poco tiempo después todo el mundo repite. “Manda huevos”, pero es tas cosas son así. Y ahora, en estos tiempos que corren, más aún. Que cualquier cosa que se convierta en moda se pone en los telefonítos.
Desde ahora vayas a donde vayas, tú y los tuyos, incluso todos los demás españoles nos acordaremos de tu famosa frase. Ya se acabó aquello de discutir en el futbol con ocasión del “penalti y expulsión. No me jodas, Rafa” y ya ha pasado de moda aquello otro de “Trata de arrancarlo, Carlos” cuando algo deja de funcionar. Durante un largo periodo de tiempo ya todos y en todos sitios buscarán la ocasión para sacar a relucir la famosa frase de moda.
En algo te tengo que admirar, y es que en ese momento a cualquiera de los españoles nos hubiera apetecido decir algo parecido a eso de “Que te calles, Karmele” o más aún eso otro de “que te pego leche” o eso otro “vayase, señor Gonzalez” y mandar a Chavez “a la mierda” como hubiera hecho Fernando Fernán-Gomez . Te "puedo prometer y prometo” que cuando vi que te levantabas y te ibas de la sala también yo me acordé de aquello de “se sienten, coño” que seguro no quieres ni que te nombren. “Por consiguiente” prefiero pensar que ahora si que después de todo lo ocurrido en la cumbre “España va bien” y dejar de ser “siempre negativo, nunca positivo”.
rey mío, con tu frasesita pasará como con otras muchas otras que seguro que alguien recuerda. Igual que paso con la de “quién me pone la pierna encima” que todos y en todos sitios repetían la misma frase una y otra vez hasta que ya te hartas y no puedes evitar contestarle al pesado de turno con eso otro de “¿Por qué no te callas?”, cuando en realidad eres tu el que has perdido una estupenda ocasión para permanecer en silencio.

4 comentarios:

ÉBOLI dijo...

Pical, me quito el sombrero o lo que sea por el post, te lo has currado chaval. Genial.

yo misma dijo...

y yo tambien me lo quito es muy bueno. Felicidades

yo misma dijo...

y yo tambien me lo quito es muy bueno. Felicidades

PICALCAN dijo...

GRACIAS. Eso es que me mirais con buenos ojos.