21 julio 2006

LOS ESPAÑOLES Y EL TOUR

Hay varias formas de leer un diario. La mayoría de la gente civilizada lo hace empezando por la portada, viendo cuales son los titulares que ese medio de comunicación ha tenido ha bien destacar, para después, una vez que se van pasando las hojas, detenerse en esos artículos anunciados en la portada. Otra forma es la de leer todos y cada uno de los titulares de las secciones que más interesan, y que suelen ser las de local, o provincia si es que resides en un pueblo. Por último, existe el lector que directamente, va a una sección determinada, sólo a una, lee, ve las fotos y definitivamente cierra el diario y se olvida de él hasta el día siguiente.

Desde hace unos días me he dado cuenta de una que existe otra forma de utilizar el diario. Ocurre por las mañanas y fundamentalmente en verano. El periódico se abre por la contraportada, y el lector se va a la predicción del tiempo para ese día. Sólo pasa en verano, para ver si va a tener que soportar un día de desaforado calor, y para comparar la teórica temperatura con la sensación de calor que el lector ha padecido el día anterior. Sólo pasa en verano, como mucho, los días de intenso frío en invierno. Después de prepararse para sufrir una temperatura que siempre parece mayor a la de la predicción, desde hace unos días, el lector, fan o no del deporte, se da un paseo por esa sección para ver que hacen los españolitos en el Tour de Francia, y si es verdad que uno o varios compatriotas se dejan ver por tierras galas.



¿Qué tendrán las gestas de los deportistas españoles en Francia? Que un español haga algo grande en el país vecino, provoca un sentimiento de superioridad sobre los galos que pocas veces, salvo en el ciclismo y el tenis, podemos sentir. Pasó con Perico, con Indurain, con Arantxa y últimamente con Nadal. Y ahora, encima con dos españoles en los primeros puestos del Tour ya nos tomamos la revancha del mundial de fútbol y de otras muchas afrentas. Además en casa del francés. Que grande es el Tour. Ya hemos encontrado la forma de que el francés pague el vino que se bebió

2 comentarios:

Revertiano dijo...

En efecto, algunos seleccionamos las secciones de los periódicos. Por ejemplo, yo, la que me salto habitualmente es la de Deportes. Es mu fácil:
Se coge la primera página de dicha sección, se junta con la última, y se pasa todo de golpe.
Oye, y llegas enseguida a Cultura.

matias dijo...

¿no creeis que en el fondo algo falla? inexplicablemente hablamos un grupo de locos, que frente a corrientes y tendencias,amamos la belleza oculta de lo ignoto, desesperamos del deporte, del culebrón y de lo zafio, somos "los raros" ¿no somos especímenes de zoológico?...amar lo bello, la cultura, la belleza escondida en el minuto mas sorpresivo, ¡ser un loco y no poder evitarlo!...Picalpan, haber disfrutado de ese no buscado momento del sabado, es un lujo que me reconcilia con la humanidad...¡gracias!