28 julio 2009

UNA TARDE EN EL "SHARITO"

He pasado parte de la tarde, menos de lo que esperaba, en el Hospital de Peñarroya, conocido por otros como SHARE y por los malos como “SHARITO”. Nada de importancia, mi señora esposa que no conocía todavía el centro hospitalario y se ha doblado el tobillo izquierdo (la izquierda es la que se lleva siempre la peor parte) para por ir a cotillear.
La verdad es que pensaba que íbamos a estar en el hospital entre 2 y 3 horas, que íbamos por urgencias y ya sabemos lo que son las urgencias en España. Pues no, solo una hora. La ha visto un celador, un “noseque”, y una médica y a casa. La realidad es que aunque parezca poco una hora de espera, espera que te cuente y veras como es mucho. En una hora que hemos permanecido en urgencias hemos coincidido con 5 enfermos, los dos últimos llegaban cuando ya nos íbamos. Ósea que en una hora hemos coincidido 3 enfermos en urgencias. Eso si, dos personas te atienden en la recepción, un celador, vari@s enfermer@s, y tres médicos que yo haya visto. Total, un estrés impresionante. Pues más de 40 minutos en la sala de espera. Pero bueno, la relación calidad-precio se puede catalogar de notable.
Mi esposa y yo ya hemos cumplido la media que estadísticamente en cuando a atención de urgencia esperaba el centro de Peñarroya en un año. Ya no nos toca visitar Urgencias hasta dentro de un año. Debo destacar la buena atención (no la rapidez), la amabilidad de todos y todas los que nos han atendido, la limpieza, la modernidad de las instalaciones … Todo un lujo. La verdad es que sorprendente. Lo único que no entiendo es como se tarda tanto en urgencias habiendo tanto personal y tantos medios. Supongo que el lugar como mayor afluencia en esos momentos sería la cafetería. Yo no la conozco.
La anécdota del día. El aire acondicionado. Mejor dicho aconjondicionado. Es acojonante. En la calle más de 40 grados de calor. Entras en la instalación y se nota, 20 grados de diferencia. En la recepción se nota que el aire acondicionado funciona de maravilla. Sin embargo en la sala de espera hace más calor. Aunque hay aire acondicionado también pega el sol en la cristalera y se nota, pero no se está mal de todo. En otra sala en la que se valora la gravedad del enfermo te recibe un “noseque” en manga corta. Se notaba que el tío era caluroso, hacía casi frio en esa sala. Incluso lo hemos comentad o con él. Después ya vas a una consulta con una médica. Ella lleva una camiseta y como una chaqueta de manga larga. En la consulta parece que ha apagado el aire acondicionado. Es de las frioleras, ¡lleva calcetines!
Y sales y otra vez a 40 grados o más. Posiblemente volvamos dentro de unos días con los síntomas típicos de una pulmonía.

8 comentarios:

Manuel dijo...

Es cuestión de cogerle el punto al aire acondicionado. Lo ideal sería que en vez de estar puesto dentro de los locales, se acondicionara todo lo que hay fuera y así por dentro la temperatura estaría magnífica. (Pienso proponérselo al concejal que corresponda para que lo pase por Pleno. Ya puestos a contaminar, que sea directamente a espacio abierto).
Por otro lado, nunca es agradable visitar por cuestiones de salud un hospital, o Chare, o Charito... pero lo que es de estruendosa angustia es ver a una persona con chaqueta y calcetines... y con 40º en los alrededores.
En fin, Pical, que me alegro de volver a leerte y cuida los pies de tu señora... y las pulmonías de la Charito.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Simplemente comentar que ese "noseque" sería un DUE (antes, ATS).

Celebramos tu vuelta a las andadas!

Picalcan dijo...

Gracias por la observación. Lo suponía, pero no quería equivocarme ya que en el folleto que se puede coger en la misma sala de espera pone “le avisarán para que una “enfermera” con formación específica le realice una valoración inicial”. En este caso era un tio de dos metros de alto y que era más fácil saltarlo que rodearlo y ese no es el concepto que tengo de enfermera. Así que ante la duda opté por el “noseque”

Revertiano dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Picalcan dijo...

Era para darle mayor importancia al parecer una palabra inglesa. Pero Charito, Charito.

julio dijo...

Que una persona que no es del pueblo lo tire por tierra puede pasar pero que uno del pueblo de los que van de intelectuales hable asi es de pena. Como se puede ir de defensor del patrimonio y ser tan malefico con tu pueblo. Porque no pides traslado ¨profesor¨y envenenas otras tierras que aqui ya has dejado prueba de tu mala le....

vecina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Revertiano dijo...

Cuando uno pide la expulsión, el destierro o la marcha de alguien de un lugar, eso se llama destierro, como se hizo con los judíos en España y con los moriscos. ¿Eres tú descendiente de aquellos reyes dictatoriales? No, lo que pasa es que no puedes soportar que no os estemos alabando como creéis que os merecéis. Y en vez de argumentar en contra, os escudáis em el cobarde anonimato pidiendo una medida de apartamiento del discrepante. Algo toalmente nazi, por cierto. Y no es la primera vez.