18 agosto 2007

NI CON PUNTOS NI CARTELES

Los que hayan utilizado las principales carreteras españolas el pasado fin de semana habrán tenido la oportunidad de encontrarse con los famosos carteles que la Dirección General de Tráfico utiliza para informar a los conductores. Como digo estos cartelitos electrónicos sólo los podían leer los que circularan por las principales carreteras españolas, autopistas, autovías y algunas nacionales.
En esta ocasión los cartelitos de la DGT además de utilizados para avisar de los posibles problemas en el tráfico, eran utilizados para concienciar a los conductores. Durante este fin de semana en los cartelitos no aparecían mensajes como los de siempre. "Abrochese en cinturón", "la velocidad mata" o el famoso "si bebes, no conduzcas". Han pasado a un mensaje más genérico, que llegara más rápidamente a la conciencia de los conductores que circulaban por estas carreteras.
En esta ocasión el mensaje era más contundente. "Desde el uno de enero 1682 muertos", pude leer en varios de estos cartelitos con los que me crucé. No tengo la certeza de que la cifra sea correcta, ya que creo que la cifra cambió a lo lardo del fin de semana. Aumentando, claro está. De lo que si me acuerdo es que el mensaje cambiaba rítmicamente de castellano a inglés y viceversa. No es la primera vez que se utiliza este sistema para intentar concienciar a los conductores. Del pasado verano recuerdo haberme topado con estos mismos carteles que informaban del número de fallecidos en carretera el mismo fin de semana del año anterior.
No sé hasta que punto estos carteles son útiles. Tal vez las primeras veces que fueron utilizados con este motivo pudieron impresionar a gran cantidad de conductores. Hoy parece que ya forman parte del paisaje que observamos desde el vehículo, como algún toro de Osborne u otros carteles publicitarios. Yo mismo pude observar como al pasar por debajo de estos carteles, otros vehículos me adelantaban a muy superior velocidad de a la que yo circulaba, que ya era superior a la permitida en esa vía. También me pasaban vehículos a casi la misma velocidad en carreteras secundarias que, por cierto, es donde se producen la mayoría de los accidentes y donde no encuentras ninguno de estos mensajes.
Creo que la velocidad no es la causa de la mayoría de los accidentes mortales. Es la falta de respeto hacia los demás la verdadera causa de la elevada mortandad en las carreteras españolas. Hasta que no dejemos de pensar que al subirnos a nuestro coche entramos en nuestro propio reino y los demás nos deben rendir pleitesía, a nosotros y a nuestro potente vehículo, seguirá aumentando la cifra de muertos en los carteles. Con o sin puntos.

3 comentarios:

ÉBOLI dijo...

si te digo la verdad yo le temo al tramo desde el cruce de Villaviciosa a Córdoba, la gente se deja caer a toda leche y cuando subes para arriba y vas adelantando en el doble carril, por donde tu puedes, viene el otro por el mismo, teniendo tu preferencia. No son pocas las veces que he tenido que meterme como he podido porque el otro viendo que iba para arriba no se quitaba. Yo ya he visto dos accidentes grandes en la nacional, y otros pequeños, el último ocurrió delante mía cuando iba para Fuenteobejuna, que fue donde se mató el chaval de Peñarroya y lo vimos allí en el coche muerto, una imagen que tardó muchos días en quitarse de la cabeza. Esta es la España de charanga y pandereta, donde el que mas corre, el que mas se cuela y el que menos respeta es el mejor mirado.

Revertiano dijo...

Yo por desgracia he tenido que ver y fotografiar gente muerta totalmente abrasada. Las fotos espeluznan. La verdad es que es terrible lo que dices, pero me hago algunas reflexiones:
¿Por qué en vez de sólo poner los rótulos en español e inglés no lo dan también en francés. Los franceses y belgas son, por número, el segundo o tercer origen de turismo a España, y si tenemos en cuenta la cantidad de magrebíes que atraviesa España camino e Argelia y Marruecos, imagínate. O sea que otra chapuza más en la que no han pensado.
Por otro lado, en cataluña habrá que ponerlo en catalán, y en otras regiones en su idioma regional. Para los ciegos debería haber una voz que lo dijera por si van de acompañantes.
Y así sucesivamente.
Como anécdota os contaré que el pasado fin de semana en el Pizzaiolo de la Sierra tienen un aparatito gratis que te mide el alcohol antes de salir. Yo me había hartado de comer lo mío, parte de lo de mi mujer y lo de la niña casi todo. Me había bebido una coca-cola y un vaso de agua... y dos copitas pequeñas de sangría (la verdad es que se me notaban, irían cargadillas), pues bien el aparatejo me dio 0'83.
En tiempo aún no lejanos te permitían máximo 0'80, luego 0'20. Mi estado no era calamitoso, pero os aseguro que notaba perfectamente que yo no estaba bien.
Haced la prueba.

José M. Jiménez dijo...

Totalmente de acuerdo con tu comentario, Picalcán. Punto por punto.