31 marzo 2007

¡OLE!

Ole. Permíteme que te diga Ole. Que sea yo el primero en decir lo que dice el pueblo a una sola voz cuando con tu esfuerzo el paso levantas. Ole, dice el pueblo un ole, cuando levantas el paso y con él nuestra devoción y nuestro fervor. Ole cuando haces que nuestro padre y nuestra madre sean capaces de andar por las calles haciendo posible que una vez más se cumpla nuestra tradición. Y con ese ole se reconoce tu esfuerzo y a la vez que se toma la voz de ánimo que desde encima de vosotros os da vuestro señor antes y después de morir o vuestra madre entre lágrimas. Y ese ole que se vuelve a repetir en cada esfuerzo, en cada esquina, con cada pellizco de emoción y se queda corto para agradarte lo que haces.
Desde tu humildad y tu anonimato que gran majestad sacando procesiones alcanzas. Tu haces que el pueblo vea a su Dios más humano que nunca, tu se lo llevas a sus calles y lo llevas marcando el compás que te ha marcado la tierra, el que desde que naciste mamaste a golpe de pico desde las entrañas de la tierra, el que te han enseñado desde que dijiste que sí querías cargar con el peso de tu Semana Santa, el compás que te marcas rozando con la cruz o con el palio ventanas y balcones en tu caminar.

Da, ya, capataz con el martillo “pa” cargar un poquito, que es lo tradicional. Di capataz que silencio, que se escuche el corazón de quienes desde la calle suben a nuestras imágenes al cielo. Y al cielo con ella, que lo está esperando el pueblo y antes de que caiga en tus hombros y costal decir un ole, antes de empezar a rezarle a nuestro padre en la cruz. Despacito, despacito, con estilo, que bonito, que sentido y señorial. Y menos paso quiero, para poder estar más tiempo cerca de El. Y mecedla, y mecedla, que es un símbolo del pueblo, y sigue el compás que te marca la banda que llevas detrás. Y acércamela, que quiero tocarla y ver su preciosa cara de cerca. Y despacito, despacito, que llevamos un año esperando para poder pedirle rezando lo que necesitamos. Un esfuerzo más, pídele capataz, que no se marchen, que Ella, desde arriba les da la fuerza que necesitan.Un ole a quien con sangre y con sudores la emoción y la pasión levantan.

Y te vas acercando al final y los tambores siguen marcando paso a paso este misterio con ese estilo inconfundible que tienen los hombres y mujeres que cargan con las imágenes de nuestra Semana Santa de mi pueblo. Ole a ti que sacas procesiones, a ti que cargas con tu peso, a ti que cumples con tu pueblo por hacer sus tradiciones.

7 comentarios:

^CoBrEiToR^ dijo...

parece que estás cantando la canción de jarabe de palo...

Ya llegó la semana santa, en mi blog de poesía he hecho un chascarrillo dedicado a ello.


Os invito a todos a que me mandeis vuestras fotos de semana santa para que las pueda poner en el blog de fotografía.

TAmbien os invito a todos a que me mandeis una cámara de fotos nueva con batería de litio recargable pues estoy hartito de comprar pilas.

Revertiano dijo...

Muy bonito y poético (no es coña). Lo que me extraña es esta afición por el floclore católico, o por sus manifestaciones externas casi paganas, cuando en este blog suele atacarse frecuentemente a dicha religión y a su jerarquía. Es lo que le suele pasar a los no católicos, que no paran de hablar de religión. Bueno, pero no pasa nada.
Por mi parte, un olé por los costaleros y por todos los que hacen grande la Semana Santa.

PICALCAN dijo...

No hay nadie peor que quien lee lo que quiere. No he hablado de religión sino de tradiciones. Como otras muchas existen en todos nuestros pueblos. De hecho, entiendo que hoy la Semana Santa no es más que una tradición y una fiesta, salvo para honrosos casos.

Revertiano dijo...

Pues te equivocas, amigo.

eboli100 dijo...

Pical, no seas más malo de la cuenta, te aseguro que yo que formo parte de dos Hermandades que hay mucha gente que toma el tema muy en serio. También hay otra gente que va a misa todos los días y son bichos, pero ese es otro tema, igual que hay políticos corruptos o profesores sin vocación. Yo salgo de mantilla el viernes Santo (que sí que ya os pondré una foto para que echéis unas risas) y te aseguro que sé exactamente lo que hago y la seriedad del tema. Luego está todo eso del folclore y demás, que también lo hay en ferias, romerías.... y ¿quieres folclore? pues sin ir más lejos que con todos los temas preocupantes que tiene hoy nuestra machacada España, al personal le da por destacar la gilipollez del precio del café que dijo Zapatero, esa es la España de charanga y pandereta.

eboli100 dijo...

Pical, acaba ya con las vaciones y escribe algún post de esos shuuuuuulos que tu haces, anda, por fi.

José M. Jiménez dijo...

Pues si, seguramente haya más gente que critique a los cofrades sin serlo que cofrades que critican a los que no lo son.

Hay que estar en los sitios para saber qué se siente.